Mi encuentro con Poder Prieto

Una reflexión

Por Karla Garrido

2/6/2022 1 min read

Poder Prieto ha sacudido mi entraña, ha abierto las heridas, pero desde otro lugar: Uno, con respuestas, acompañamiento, comprensión, diálogo y también muchas lágrimas.

 En un principio abrió la pregunta: ¿soy prieta? Y después de varios meses de intentar comprender conceptos como “blanquitud”, “racismo sistemático”, “razas”, “interseccionalidad” y una infinidad de palabras que conocía sólo en la superficie; abracé la palabra “prieta” y, sobre todo, lo que implica.

Implica una reconciliación constante frente al espejo, una revaloración de mi cultura, de mi piel, de mis costumbres, de mi nariz, de mis ojos rasgados, de mi boca, de mi cuerpo pequeño cuadrado.

Una reconciliación con la Karla que ha sido humillada o desvalorizada por ser quien es.

Una reconciliación con mi ser creativa, con mi ser mujer.

Pero, sobre todo, una fuerza imparable para indagar en la transformación personal y trascender a la colectiva.

 Hoy, me siento mucho más libre, entiendo el porqué de muchas decisiones que se han tomado por mi color de piel o mis rasgos físicos y, más allá de victimizarme por no tener las mismas oportunidades que otras personas, busco maneras de hacer nuevos caminos.

 Tangiblemente, pienso que, Poder Prieto, a corto plazo puede lograr, primero; cuestionar a un gran sector de la población sobre las prácticas racistas personales y colectivas en nuestro país, segundo; visibilizar que el racismo existe en el inconsciente colectivo y, tercero; que TENEMOS que erradicarlo.

Estamos en la búsqueda de alianzas con sectores políticos que ayuden a legislar la prohibición de actos racistas en la industria teatral y cinematográfica, ámbito en el que nos desarrollamos muchxs integrantes de Poder Prieto, y en un plazo más largo; crear puentes creativos para desarrollar contenido propio de carácter didáctico, artístico y de divertimento.

 Poder Prieto es una rueda que ya se mueve y deseo que con el paso del tiempo logre cosas que no puedo imaginar hoy en este escrito.

 Encontrarme con Poder Prieto ha resultado un espacio sumamente humano: de contención, de esperanza y de abrazos fraternales que me dicen: estoy contigo y vamos juntxs.